Matar a un muerto


matanza_israel_gaza
Le encarcelaste en su propia casa
y te instalaste en ella.
     ¿Y ahora pides por paz?

Le privaste de agua y comida.
¿Y ahora clamas por silencio?

Le mataste a su mujer, su hijo, sus padres.
¿Y ahora quieres seguridad?

Luego le propusiste un acuerdo:
– Si te callas, prometo liberarte.
Y cuando él se calló, sólo se escucharon
tus carcajadas detrás de la puerta. Mentías.

Pero al final el valiente prisionero,
muerto de hambre y de sed,
se yergue una vez más, raquítico,
para defender lo que es suyo,

tú,
asesino,
ladrón,
bebiendo el agua que era suya,
comiendo los frutos que eran suyos,
respirando el aire que le tomaste,

le dices, insano:

                  – ¿Cómo voy a matarte, si ya estás muerto?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s