Elecciones EU: ¿europeos o velinas?


Berluscini y su velina

Después de la decepción con el discurso de Obama en Egipto – que bien debería llevarse un león de Cannes por el mejor disparate publicitario del año -, creía que mis angustias con el camino oscuro y jadeante de la humanidad se escasearían hasta el segundo semestre. Obama, lo que hizo, fue echarle miel sobre un montón de mierda – la misma mierda que soltaba Bush, pero en su caso mezclado con trocitos de cristal. Lo hizo bien, del punto de vista de un redactor publicitario o de la tradicional diplomacia de papel. Condenó a la resistencia palestina “por horrorizar a los niños israelíes” y luego dijo que “el cerco a Gaza no favorecía tampoco a Israel”. Es decir, utilizó un término humano para machacar a los que resisten y un término económico para justificar a los que invaden y exterminan. Y todos tan contentos, como si algo de lo que ha dicho fuese nuevo.

Pero después de este magnífico engaño que rodeó el mundo como un mensaje de bienaventuranza – y que a mí no me pareció más que un político en campaña, vendiendo mentiras para llevarse crédito – yo creía que mi trozo de decepción ya me lo había comido entero – aunque no sin esfuerzo. No contaba, está claro, con el gran circo de aberraciones llamado Europa.

Ayer mismo José Saramago se preguntaba si Italia sería capaz de impugnar a su “cosa Berlusconi”, este auto-proclamado emperador, un excremento ridículo de esta tubería podrida y mal oliente que fue el fascismo europeo. Era una crítica amplia a la falta de visión histórica del pueblo de Dante, Verdi y Garibaldi, pero seguramente con vistas a las elecciones europeas de ayer. Pues no sólo los itálicos como todos los europeos han firmado debajo de ésta estupidez reinante, una estupidez que les encharca con vergüenza las páginas tan llenas de conquistas y méritos.

El caso del PP, en España, sólo viene a contribuir con esta falta de coherencia y orgullo propio. Para vengarse de una crisis que no tiene relación ninguna con el gobierno local, sino con el macro gobierno que dicta las reglas económicas internacionales – por cierto, siempre fomentado exactamente por los partidos de derechas – los españoles han depositado su voto en un partido hundido en la corrupción, nido de ladrones y mafiosos que se les roban todos los días. Han votado por sus bolsillos vacíos, pero justamente en los que se han llevado la pasta, el honor, la historia.

También es verdad que el simple hecho de repasar el pasado de Europa – que forjó, con hierro y fuego, el occidente como lo conocemos – nos revela cómo los altibajos la hicieran tan fascinante como terrible. Si ahora es uno de estos momentos en que lo peor del ser humano se yergue de las aguas, ahogando en medio al océano una infinitud de cuerpos que son uno sólo en forma de culpa, ha quedado claro que los que se dicen europeos – sea a través de la exención o del voto local, pequeño, de pueblo – avalan una Europa con un pensamiento que ya no alcanza a Verdi, a Cervantes, a Victor Hugo. Más bien una Europa ignorante, torpe y manipulable, como las velinas de Berlusconi.

(La buena noticia viene de los Verdes, de José Bové y Daniel Cohn-Bendit, que alcanzaron un 6,9%)

Anuncios

2 pensamientos en “Elecciones EU: ¿europeos o velinas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s